La seguridad alimentaria de los alimentos transgénicos se ha quedado en segundo plano, se ha distorsionado el objetivo la venta de estos alimentos se plantea  como una campaña comercial. No obstante esta campaña desconoce lo que vende ya que promueve numerosos  alimentos que ni siquiera ha sido comprobados su efectividad, por otro lado su comercialización no brinda información necesaria al consumidor acerca del contenido que consume.

 

Los juegos del hambre

La seguridad alimentaria se define como el “ nivel de individuo, hogar, nación y global, se consigue cuando todas las personas, en todo momento, tienen acceso físico y económico a suficiente alimento, seguro y nutritivo, para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias, con el objeto de llevar una vida activa y sana”  y esta depende de las capacidades de dichas comunidades poder acceder a los recursos necesarios para poder producir y adquirir alimentos variados y nutritivos.  Conforme indica el segundo objetivo del desarrollo sostenible de las Naciones Unidas, se plantea como finalidad el poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover una agricultura sostenible. Uno de más grandes obstáculos del desarrollo sostenible que nos enfrentamos es hambre y la malnutrición ya que esto conduce a la población a ser menos productiva y más vulnerable a sufrir enfermedades. En el caso de los países de tercer mundo los alimentos transgénicos se necesitan más que nada, puesto que son una herramienta indispensable para hacerle frente al reto de la seguridad alimentaria ya que en esos países se requiere de un mayor avance tecnológico para generar cultivos que cuenten con los micronutrientes esenciales y resistentes a las extremas condiciones climáticas, incursión de plagas y el rápido aumento de demanda de productividad. En África tan solo tres países cuenta con cultivos transgénicos, claramente se puede evidenciar la incapacidad de satisfacer con las necesidades básicas alimentarias de cada ciudadano. Por lo que podemos inferir que la ingeniería genética no está adaptada principalmente a resolver las necesidades básicas del mundo, más bien solo se dirige a ciertos sectores del mundo como lo son los países desarrollados.

Por otro lado, los alimentos transgénicos se han desenfocado del objetivo inicial cayendo en ámbitos estético y comerciales, en las que se promueven numerosos beneficios nutricionales al mercado cuando estos aún no existen, por ejemplo el arroz dorado una variedad de arroz transgénico en fase de desarrollo para producir provitamina A (beta-caroteno), que  promueve una solución rápida contra la deficiencia de la vitamina A en países como Filipinas y otros países africanos ya que es una enfermedad predominante en los países en desarrollo y  puede dar lugar a ceguera.

En conclusión debemos de enfocarnos en lo que verdaderamente importa que es la salud de la población brindado los nutrimentos esenciales para quienes los necesita, no si antes realizar por detrás un estudio detallado que valide que el producto realmente contenga lo que promete y que de igual manera no perjudique ni refleje ningún daño a futuro. “No te conviertas en un mero registrador de hechos, intenta penetrar en el misterio de su origen” Ivan Pavlov

Karla Deyanira Sosa Acuña

Medios at Ctrl-X
Colaborador y redactor de contenido en Ctrl-X.
En la actualidad desarrolla y administra el contenido de Ctrl-X.
El contenido que publica es variado con temas de video juegos, música, naturaleza, gastronimia, belleza.

Latest posts by Karla Deyanira Sosa Acuña (see all)

Invitanos una taza de café
para seguir publicando
con más ánimos.