Cuando era niño lo mejor que podía pasar era que me dejaran ir a pasar la tarde en el parque. De los que más me acuerdo, son del que estaban por casa de mi abueltia, donde habían puros tubos con forma de carcacha, un pez y resbaladillas de metal oxidado de como 7 metros ¿Qué más podía pedir un niño? Ahora ya no existen ese tipo de parques, hoy casi todos los juegos son de fibra de vidrio o plástico y con protecciones, no vaya a ser que los niños se vayan a raspar… 

Pero bueno, es mejor no quejarse y agradecer de no haber tenido una infancia en Rusia, donde al parecer los parques son utilizados como centros de tortura y castigo para que los niños tengan las mejores pesadillas ever!

lqzU8ii

UvG9HLBDafuq…

ibjUm2e

vySYQZn

ZU57LAT

2Tq2JOsOK…

hTzRiiO

FyB4a1mNope… nope… nope…

DO8XsPn

cYYn4Q1

LbbF8RO¿De verdad en que estaban pensando?

IkbOpB5

8KDpL5u

 

Y luego se preguntan por que están tan dañados los rusos. 

rDRPUJ9

Orlando Castro Granados

Administrador de contenido at Ctrl-X
Colaborador y redactor de contenido en Ctrl-X.

Invitanos una taza de café
para seguir publicando
con más ánimos.