Qué hacer si estás al borde del colapso, pues el estrés laboral y tu jefe acaban contigo poco a poco.

Aquí una lista de 11 cosas que deberías decirle a tu jefe para hacerle saber tu descontento:

the simpsons animated GIF
¡Excelente!
  1. Dame las herramientas que necesito para hacer mi trabajo. Porque una cosa es que te exijan una tarea, y otra que no te den ni equipo, ni tiempo, ni material. Y eso es lo que tú le pides. ¿Qué tal si empiezas por pagar los servicios? Pues sin Internet, ni teléfono no puedo trabajar.
  2. No mientas con las fechas de entrega, ni vendas mentiras. Deja de decirle al cliente que podemos sacarlo de la quiebra en 1 semana o que sus ventas aumentarán un 500% gracias a nuestros servicios. Tampoco le prometas que sus proyectos se entregarán “ayer” y si decides seguir con el engaño, haz tú el trabajo.
  3. Necesito un aumento. Me lo prometiste desde hace 1 año y siempre tienes una excusa para evitarlo. ¿Crees que te voy a esperar toda la vida? Sino recibo mi aumento esta quincena, no trabajo y hazle como puedas.
  4. Esto no es mi trabajo. No me pagas por ser tu secretaria particular, ni tu VTP, así que mejor ve buscando a alguien más que se deje. Con la tormenta económica que está cayendo, la mayoría de los trabajadores está haciendo el trabajo de dos.
  5. No me pagas horas extras. Así que si quieres que te entregue el trabajo a tiempo, anticipa tus pendientes porque no pienso quedarme después de las 6:00 p.m.  Te esperas a que lo termine en horario de oficina o págame las horas extras.
  6. Descuéntame por llegar tarde. Si 5 min. hacen la diferencia y merezco que no se me pague el día mejor no vengo a trabajar, al fin que no estoy aquí por dinero, al contrario mi profesionalismo y compromiso hacia la empresa son incondicionales.
  7. Necesito más carga de trabajo. 10 proyectos al mismo tiempo no son suficientes, no me digas cuál es prioritario, siempre tengo una bola de mágica en mi escritorio para leer tus pensamientos.
  8. No reconozcas mi talento.  Aduéñate de mis ideas, eso me motiva a ser más creativo, al fin ya sé que eso de pensar no es lo tuyo.
  9. Me encanta que me exijas. Entiendo perfectamente que no puedas pagar la nómina a tiempo, total nadie necesita dinero para vivir y mucho menos para hacer su esfuerzo al 200%.
  10. Ya te extrañaba. Hace 2 minutos que no venías a fastidiarme.
  11. ¡RENUNCIO! Gracias por facilitarme las cosas, contigo fuera de mi vida todo irá mucho mejor y búscate otro chalán que te lama las botas.

Por más chistosos que parezcan estos ejemplos, la verdad es que esto ocurre más frecuentemente de lo que creemos. Lo alarmante es que muchos jefes no se dan cuenta de sus errores o simplemente disfrutan abusando de su poder.

 

Daniela Giron

Administradora de contenido at Ctrl-X
Colaborador y redactor de contenido en Ctrl-X.

Invitanos una taza de café
para seguir publicando
con más ánimos.

3 Comments

Leave a Reply